Hablamos de... Lectores sensibles

martes, 15 de mayo de 2018


Las palabras curan tanto como hieren y se convierten en un arma de doble filo al hablar de novelas con personajes inclusivos. Ya no solo se busca que aparezcan, sino que los lectores exigen la correcta representación de las minorías para huir de prejuicios y estereotipos. Más allá del trabajo de los escritores, son los lectores sensibles quienes dictan las pautas para que esto suceda. También son conocidos como sensitivity readers, y son lectores cero pertenecientes a un grupo minoritario que “examinan los manuscritos para identificar y señalar representaciones hirientes, inexactas o inapropiadas de ese grupo”, tal como explica el escritor y bloguero colombiano Piper Valca (cuyo blog os recomiendo mucho, tanto por las entradas sobre este tema como por el resto de su contenido).

Twitter es el foco de toda polémica y en el caso de los lectores sensibles no iba a ser menos. Se ha puesto en entredicho la libertad de expresión, el derecho a decidir cómo quiere representar cada autor a sus propios personajes. Sin embargo, la libertad de expresión no solo engloba la capacidad de decir lo que uno quiere, sino la de ser consciente de las consecuencias que esas palabras pueden tener. La evolución y globalización de la sociedad están creando un mundo más diverso tanto étnica como culturalmente y es más importante que nunca la capacidad de empatizar.
“Considerar a los lectores sensibles una maquinaria creada con el fin de censurar me parece resultado del desconocimiento”, asegura Valca. Los autores que recurren a este tipo de lectores lo hacen de forma voluntaria y no están obligados a cumplir sus correcciones y consejos. Pero si su objetivo es representar al colectivo lo más favorablemente posible es útil saber qué piensa un miembro del mismo para no caer en prejuicios. Al fin y al cabo, las representaciones erróneas son más dañinas que beneficiosas.

En Estados Unidos la figura de los lectores sensibles está regulada de forma profesional y las editoriales recurren a ellos con frecuencia. Sin embargo, en España aún es un recurso desconocido para muchos. Cada vez más escritores independientes pagan por estos servicios en busca de mejorar la calidad literaria de sus obras, pero todavía queda mucho camino por delante. Lo primero es enseñar que los lectores sensibles no imponen nada, son una ayuda para los autores y, sobre todo, la garantía de una visibilización correcta.

6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Que curioso, no tenía ni idea de que existía este término y encima de forma tan profesional en algunos sitios. La verdad es que me parece genial, muchísima gente acude a la libertad de expresión como excusa para poder hacer o decir lo que les da la gana, y me parece que tú lo has expresado genial: no es solo poder decir lo que quieras, sino saber que lo que dices tiene consecuencias y por tanto hay que hacerlo de un modo responsable. En fin, me parece muy importante cómo se represente en la literatura ciertos colectivos o minorías, y si un autor lo hace de forma inexacta o en base a prejuicios, es algo que hay que analizar, comentar y corregir.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por hablar del tema. La verdad que no sabía mucho de esto y mucho menos sabía que así se les llamaba, antes de leer la entrada pensaba que te referías a lectores como más sentimentales jaja. Lo bueno que me has corregido de mi error. Realmente me parece muy interesante esto y que una buena manera de mejorar a los personjes de los libros en el sentido de hacerlos más apegados a la realidad y no dar una imagen falsa de esas minorías que representas. Gracias por la entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Muy interesante tu entrada. Me parece bien que exista ese grupo y que lo "usen" para mejorar las obras, en el caso de que el escritor quiera corregir. Por mi parte, casi siempre estoy ofendiéndome por el lugar que las mujeres tienen en los libros, así que entiendo mucho que se pongan en cuestión las representaciones de las minorías. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hooola, Sheila !! Ay, si, he visto este término por todos lados jajaj. Y me parece sumamente interesante!! Está genial que hayan cosas como estas hoy en día. GRACIAS POR TU ENTRADA <3 REALMENTE ME ENCANTÓ :P Disfruté mucho leerla y reflexionar :3 Un besooooo!

    ResponderEliminar
  5. Hola, agradezco mucho la mención en tu blog y me siento más que complacido. Hasta el momento me ha encantado tu blog y espero convertirme en seguidor asiduo.

    Como bien dices, la figura del lector sensible es una herramienta a la que puede y debería recurrir todo escritor en algún momento, como por ejemplo, sí un hombre desea escribir desde el punto de vista femenino, para ser más directos. Al no vivir las mismas experiencias es muy probable caer en muchos errores. Lo digo por experiencia. Recibo con frecuencia relatos y novelas con una percepción estereotipada de los negros. Todo está en qué tan receptivo este el autor ante las observaciones del lector sensible.
    Fue un gran placer.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Sheila!
    No tenía ni idea de que existiese este término pero bueno, vivo en mi burbuja así que es normal jaja. Me parece muy interesante la figura que puede llegar a representar para un autor. Para un escritor no es obligatorio tener todo tipo de conocimientos pero es cierto que depende de donde se quiera meter habrá que echar mano de estos lectores. Aún así que cada uno elija si necesita esa ayuda o no, faltaría más ;)
    ¡Gracias por la información!
    ¡Besotesss!

    ResponderEliminar

Los comentarios hacen crecer el blog, no lo olvides.
¡Gracias!