Hablamos de... El negocio de las editoriales

jueves, 15 de junio de 2017


 

¡Hola, lectores!



Hoy vengo a hablaros de otro tema que nos afecta tanto a los lectores como a los escritores. Abro un debate sobre la calidad literaria que nos encontramos hoy en día en las grandes plataformas editoriales: ¿prima la fama de los autores ante la calidad de sus escritos? Como en todo, hay casos y casos que afirman esta hipótesis y otros tantos que la desmienten. Yo no tengo la clave, hoy solo vengo a daros mi opinión y abrir un espacio libre en el que vosotros también podáis expresar lo que pensáis.

La autopublicación está a la orden del día. Cada vez más y más autores dejan a un lado las posibilidades que da una editorial convencional y se deciden por editar sus libros mediante este método alternativo. Algunos porque tienen preferencia por la autopublicación, muchos otros porque las editoriales cierran sus puertas a quiénes no tienen un nombre reconocido.
La crítica a la que se enfrentan los grandes grupos editoriales tradicionales es la escasa apuesta que hacen por autores noveles. Cada vez parece más difícil para un escritor sin renombre hacerse un hueco en el mundillo, viendo rechazos continuos a obras en las que se aprecia el verdadero talento. Parece que sin dinero para financiar su propio libro es casi imposible que una editorial se decida por ellos.
Aunque esto tampoco es nada nuevo. Todos conocemos a autores como Scott Fitzgerald,  Agatha Christie o Stephen King; referentes cuyas obras fueron rechazadas antes de alcanzar la fama. Incluso la aclamada J. K. Rowling se enfrentó al rechazo de Harry Potter y la piedra filosofal por doce editoriales. Ahora es una de las escritoras de fantasía más importantes de las últimas décadas, ¿quién se atreve a decir que sus obras fueron rechazadas por falta de calidad? Después de veinte años, las editoriales que no quisieron asumir el riesgo de lanzarse a la piscina con el joven mago deben seguir tirándose de los pelos.
Una editorial, al fin y al cabo, no es más que una empresa y por ello debe mirar por sus propios beneficios económicos. Es comprensible. Pero esto deja una gran duda: ¿prima la fama ante la calidad? Con los autores conocidos las grandes plataformas editoriales reducen gastos al ahorrar mucho dinero en métodos de difusión, el solo nombre del escritor ya genera suficiente publicidad por sí mismo. De esta forma también se aseguran un gran número de ventas antes de hacer oficial siquiera el título o la sinopsis del libro. En definitiva, las personas reconocidas son una gran fuente de beneficios para toda editorial.
Esto nos lleva al siguiente gran dilema que rodea la fama y la literatura. Hoy en día cualquiera con una buena posición mediática puede publicar un libro. De hecho, en los últimos años gran cantidad de personalidades lo han hecho, tengan o no idea alguna de escribir. Actores y actrices, cantantes, futbolistas, youtubersinfluencers,… Prácticamente cualquier persona que salga en la televisión, lo que implica una buena visibilidad y un puñado de miles de fans que se convierten en potenciales compradores. Esto deja claro lo que prefieren las editoriales: ventas aseguradas.
Viendo esto me pregunto: ¿dónde queda el respeto a los lectores? Los verdaderos amantes de los libros, los que desean leer literatura de calidad y ansían conocer nuevas gemas perdidas, esos manuscritos que pueden pasarse años escondidos al fondo del cajón de cualquier persona anónima, pero que se merecen un puesto en toda estantería. ¿Adónde van esos lectores a los que solo se les ofrecen productos con una apariencia bonita, la foto de un famoso en la contraportada y un gran vacío en cada página?
Las editoriales son un negocio, sí. Pero no pueden olvidarse de que la calidad de sus productos debe ser tan importante como el dinero. Los lectores queremos novelas que nos hagan sentir y soñar, no la propaganda de un adinerado que ya se expresa como quiere en cualquier otro medio de comunicación. Volvamos a los libros escritos por personas cuya pasión es la de inventar historias y demos la oportunidad de hacerse grandes a todos esos talentosos autores que aún no han sido descubiertos.

9 comentarios:

  1. Hola Sheila!!
    Me quedo con todo, pero sobre todo con lo último que has escrito: "Volvamos a los libros escritos por personas cuya pasión es la de inventar historias y demos la oportunidad de hacerse grandes a todos esos talentosos autores que aún no han sido descubiertos".
    Toda la razón de doy.

    Gran entrada 💙

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Tienes razón. Hoy en día importa más la fama que la calidad, y no debería ser así. Hay miles y miles de autores con una calidad excelente que superan las de los famosos y están que no pueden publicar porque las editoriales ni se molestan en leer sus manuscritos.
    Me parece una falta de respeto hacía esas personas que sueñan con publicar algún día, pero al ser una persona anónima son rechazados.
    No digo que los famosos no escriban, pero sí que den oportunidades a las personas de a pie, a los no tan conocidos.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  3. desde luego tienes razón! Por eso cada vez hay más autopublicaciones,de las que dudo en calidad bastante también la verdad... pero eso ya cosa de cada uno.

    Lo mejor el último párrafo.

    Un saludo:)

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Hermana, un poco mas y lloro. Completamente cierto. Es demasiado triste. Y a pesar de que todo en esta vida corre a través de la economía es bastante penoso que ese sea el pensar de muchas editoriales y no el trabajo de muchas personitas no reconocidas ni aclamadas que hacen increíbles trabajos y que por personas a las cuales solo les importa el dinero sean rechazadas. Es un lastima que a muchas editoriales nos les importe sus lectores sino el dinero que pueden sacar de x libro.
    Una entrada necesaria y muy buena.
    Besos, nos leemos♥

    ResponderEliminar
  5. Hola! (✿◠‿◠)
    Soy Arya del blog El Rincón de Arya
    Amén! a todo lo que has dicho. Totalmente de acuerdo, por desgracia esta es una realidad en el mundo literario que cada vez va a peor.
    Me gusta mucho tu blog, te sigo!
    Besos.

    ⏃♥ Arya ♥⏃

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Por desgracia esto es moneda corriente pero al ser empresas no podemos evitar aceptar que es parte de lo que son. No pueden arriesgarse por cada escritor que se les acerque porque de ese modo perderían dinero. Al no poder arriesgarse, el 90% de los libros son de famosos o escritores con renombre que tienen asegurados una cantidad de clientes. Pero el otro 10% es de autores noveles, como el caso de Rowling.
    Saludos desde Adictos a la lectura

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho. Comprendo que las editoriales son empresas que necesitan vender sus libros para sostenerse, pero es una pena que muchas veces no publiquen libros de calidad o que ni siquiera le den la oportunidad a autores de gran talento solo porque no tienen un nombre reconocido. Nunca sabemos donde puede haber una joya escondida.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo otro punto aquí XD y es el tema de las traducciones, tanto en México como en España, muchas veces las traducciones de los libros juveniles sea Young o New adult, son pésimas, realmente PÉSIMAS, no sé sí por qué son demasiados libros, o realmente les da igual como salgan, al fin de cuentas el producto lo comprarán ya sea por el autor o no, y es algo que me molesta demasiado, afortunadamente puedo leer en inglés, pero muchas veces me mandan las editoriales o regalos y no me importa tenerlos en Español, pero muchas veces es tan pobre la calidad, que realmente saca de onda.
    También entiendo que sea un negocio, pero en cualquier empresa, lo primero es que el producto tenga calidad, no sé por que no lo hacen.

    En fin, buen tema. SALUDOS xoxo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Sheila!
    Totalmente de acuerdo. Son un negocio. Y como tal solo quieren beneficio económico. Pero parece que no se dan cuenta de que a los que nos gusta leer de verdad nos están descontentando bastante (hablo por mí): el fan de tal youtuber que no ha leído un libro en su vida solo va a comprar el libro que él escriba. Los lectores de siempre, o los nuevos que se acaban de aficionar, en resumen todos los que leemos mucho, vamos a comprar más cantidad y mucho más variado. Nos están quitando títulos en aras de libros de famosos, sobre todo en España, porque quieras que no, ahí fuera en muchos sitios los libros son muuucho más baratos (incluso 10 euros) y publican mucho más. Algo está fallando.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Los comentarios hacen crecer el blog, no lo olvides.
¡Gracias!